Cambio de gobierno y de régimen

“Ganan el núcleo mafioso de fuera y dentro del Congreso y los restauradores que han impuesto un programa político y económico que el país rechaza”

El cambio de gobierno, cuyo propósito decía era sancionar la corrupción de Martin Vizcarra, toma fisonomía final, un cambio de régimen. El acto del 9/11 fue un golpe parlamentario, pero es más, es la restauración plena del neoliberalismo conservador. El Perú acaba de tener un 5 de abril sin Alberto, Vladimiro y Boloña. Y sin el apoyo del pueblo.

¿Cómo se entiende que la vacancia impulsada por las facciones populista y mafiosa del Congreso, que al inicio reunía 27 firmas (20 de octubre), instalara en 48 horas un gobierno neoliberal ortodoxo y conservador? ¿Cómo se tejió en tres semanas el hilo que enlaza a Antauro Humala, Manuel Merino, César Acuña, José Luna Gálvez, Marco Arana, Keiko Fujimori, Ántero Flores-Aráoz y Patricia Teullet? ¿Cómo se juntaron el agua y el aceite? ¿Cuánto de agua y cuánto de aceite? ¿Más agua o más aceite?

El desenlace será dramático; la historia sería fascinante si no fuese un nudo en la garganta de un país ahora mismo ingobernable y fragmentado. Los primeros datos indican que el teatro de operaciones fue el Congreso pero que el guion fue elaborado por varias manos en otros estudios, perfeccionado a medida que avanzaba el drama para tomar en las últimas horas la forma de una restauración.

Vizcarra y Merino son figuras que se empequeñecen en el escenario. Existen y pierden luz zarandeados por influencias trascendentes en dos tiempos sucesivos: el primero, una conspiración corta que ejecuta un movimiento estratégico facilitado por la irresponsabilidad de Vizcarra que desmontó su presidencia, y que acaba en la restauración; y el segundo, la formidable respuesta ciudadana que rechaza a Merino y al golpe, pero que se ubica más allá de este. Hemos entrado al tercer tiempo: la lucha por la sobrevivencia del nuevo poder.

La primera operación -la conspiración corta- pudo concretarse con los votos de AP y APP, grupos teóricamente provincianos, centristas y plebeyos; el Frepap, grupo milenarista, también provinciano y popular; UPP, un grupo teóricamente antilimeño y nacional populista; Fuerza Popular, el único partido que olfateó la restauración; y el Frente Amplio, teóricamente ambientalista, izquierdista y adversario de los grandes capitales extractivistas.

En los resultados, una parte del centro político se ha causado una herida sangrante (AP y APP); los grupos populistas ganan casi nada (¿lograrán el indulto de A. Humala?); y una parte de la izquierda ha pateado contra su propio arco. Ganan el núcleo mafioso de fuera y dentro del Congreso y los restauradores que han impuesto un programa político y económico que el país rechaza.

A la coalición vacadora la unía el antivizcarrismo, aunque el arco de intereses era más amplio: enemigos personales de Vizcarra con deseos de revancha, religiosos radicales que veían en él un cuco liberal, corruptos en busca de impunidad y peruanos honrados hastiados de su desempeño sinuoso en lo personal y en la presidencia.

Sobre estos sentimientos se ha montado la restauración neoliberal conservadora, un zarpazo de la coalición que perdió dos elecciones (2011 y 2016) y las batallas entre el 2016 y 2020. Estaban ahí, Merino y las bancadas golpistas les abrieron la puerta. Audacia y un desarrollado sentido de oportunidad.

No puede pasar por alto que en tercer tiempo iniciado ganan legitimidad otras fuerzas democráticas del centro y la izquierda, y que se ha vitalizado el movimiento de cambio dormido con la pandemia y la crisis. Su primera victoria es haber demolido en pocas horas el relato supuestamente democrático y constitucional del golpe parlamentario y diluido en parte la disyuntiva Vizcarra/Merino. La restauración ha triunfado por ahora, aunque no parece que podrá construir una nueva institucionalidad. El Perú de 2020 no es el de 1992.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here