La caída del juez Garzón. Punto para la impunidad

En la mañana de hoy viernes 14 de mayo, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de España, ha decidido suspender al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, después de que el magistrado del Tribunal Supremo Luciano Varela abriera el miércoles juicio oral contra él por presunta prevaricación al investigar los crímenes del franquismo.
Garzón acumula tres causas en el alto tribunal. Las otras dos querellas que tiene pendientes se refieren a unas escuchas ordenadas durante la instrucción del caso Gürtel y a la financiación de cursos organizados por el magistrado en la Universidad de Nueva York.
Carlos Jiménez Villarejo, ex fiscal Anticorrupción español, dijo que es un golpe similar al 23-F, en referencia al 23 de febrero de 1981, cuando un grupo de militares españoles intentó un golpe de Estado, asaltando el Congreso de los Diputados al mando del teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, durante la votación del candidato a la Presidencia del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo.
Es un momento triste para la democracia española y para esta parte del mundo. A Garzón parece haberlo cogido una de las garras del dictador Franco, aparecida, reaparecida, de improviso en la noche. El tema de fondo es la resistencia de una parte de la sociedad y el estado español a investigar los crímenes del franquismo, escudándose en la prescripción y la amnistía.
La caída del juez de la democracia dejará una herida muy profunda en España y Europa, y es un aviso de la impunidad. Garzón es el símbolo de la justicia global contra la violación de los derechos humanos, el terrorismo y la corrupción.
El diario El País de Madrid, hoy recuerda que todo se inició en octubre cuando Garzón se declaró en octubre de 2008 competente para investigar la desaparición de las víctimas del franquismo. En su auto, el magistrado atribuyó al dictador Francisco Franco y a otros 34 jefes que dirigieron la rebelión contra el Gobierno de la República un plan de exterminio sistemático de sus oponentes y de represión que terminó con al menos 114.266 desaparecidos, de los que no se ha dado razón de su paradero, y que se enmarca en un contexto de crímenes contra la humanidad. Garzón añadió que al estar muertos los implicados no existía responsabilidad penal, por lo que los juzgados territoriales correspondientes tendrían que hacerse cargo del caso. Garzón se inhibió un mes después en favor de estos 62 juzgados.
No hay mucho que comentar. Una victoria de la parte más conservadora y oscura de España. Solo recordar a Vallejo, en ¡Cuídate España, de tu propia España! alertando:
¡Cuídate del que come tus cadáveres,
del que devora muertos a tus vivos!

En España aparta de mi este cáliz imploraba:
¡Niños del mundo, está
la madre España con su vientre a cuestas;
está nuestra maestra con sus férulas,
está madre y maestra,
cruz y madera, porque os dio la altura,
vértigo y división y suma, niños;
está con ella, padres procesales!

El Premio Nobel portugués José Saramago dijo hace unas horas que “las lágrimas del juez Garzón son mis lágrimas”. Leerlo en su blog:
http://www.josesaramago.org/
Actualización domingo 16 de abril
Escribí algunas otras reflexiones sobre el tema en La Rpública, en un artículo titulad La caída del juez global:
Actualización jueves 27 de mayo
Encontré en la revista Ideéle, Nº 199 un artículo vibrante y atravezado por el dolor, de la psicoanalista Matilde Ureta de Caplansky. En él asume y nos recuerda el sentido ético de Antígona. El artículo es el siguiente:
«!Cuídate España de tu propia España!
Matilde Ureta de Caplansky / Psicoanalista
Lo sucedido en España con la suspensión del juez Garzón por el Consejo General del Poder Judicial nos toca a muchos de nosotros cercanamente. Crecimos con nuestros padres hablando de la Guerra Civil Española, conociendo a sus exiliados. Mi primera maestra —exiliada catalana de la guerra que acababa de llegar a América—, Dolores de la Piera se llamaba, comprobó que yo a los 3 años sabía leer y aprendí en 30 días a escribir con sus indicaciones.
Esos recuerdos son el telón de fondo para sentir que los franquistas y falangistas “eran los malos de la película” por lo menos en mi entorno.
Leyendo años después a Javier Marías, Los soldados de Salamina, de Cercas, amén de otras lecturas, nos dimos cuenta de que el mundo no es maniqueo, de que los llamados “rojos” también habían cometido barbaridades, y que finalmente tenemos que hablar de seres humanos imperfectos, pecadores y perversos.
Como bien dice Juan de la Puente en un excelente artículo sobre el tema: “[…] la impunidad está de fiesta. Dictadores, terroristas y corruptos tienen, por lo menos, un minuto más de aliento. Que la Antimemoria se ha impuesto nuevamente”. Por eso este dolor que tengo, esos recuerdos, ahora tan antiguos… de que los justos tienen un lugar en nuestro mundo y en nuestros corazones y creencias. Garzón, el juez justo, y por cierto mediático, porque además es joven y buenmozo.
Pero sobre todo valiente y justo. El que se atrevió a causas que creíamos imposibles.
Que quiso, en esta ocasión, devolver a sus tumbas a 130.000 personas y a sus familiares una paz de misión cumplida. Recordemos el mito de Antígona, quien luchó hasta su muerte para que su hermano tuviese sepultura.
Entonces, ¿por qué estas familias de tantos desaparecidos no tendrían el derecho a encontrar un sitio donde ir y poner flores a sus muertos?
Sabemos, quienes somos huérfanos, que el cementerio tiene una acogida en nuestro dolor y congoja. Que vamos “a conversar con ellos”, a “contarles” lo que nos va pasando, bueno y malo. Entonces me pregunto: ¿Por qué este ensañamiento del Consejo en cuestión con Garzón, quien “solo pretende dejar la memoria limpia”? ¿Por qué es tan temido y tan horrible lo que pretende Garzón que hacen lo injusto e imposible para impedirlo?
Quizá recordé a un periodista español decir muy suelto de huesos: “Lo que es yo, sé que mis abuelos murieron en manos de la Falange, pero ahora quiero cerrar ese capítulo y no quiero indagar más”. ¿Indagar más? ¿Acaso eso es posible? ¿Se puede dormir con los cadáveres insepultos?
No señores, no es posible; es cien veces mejor y más sana la verdad dura y cruda que el ocultamiento y el engaño. Eso ya lo sabemos. Entonces ¿por qué tratar de tapar el sol con un dedo? Y creíamos que España se “había civilizado”, que sus gentes eran más sanas, y han reaparecido los monstruos oscuros y reaccionarios, crueles y malos. Como dice César Vallejo (citado por De la Puente):
“Cuídate España de tu propia España… cuídate del que come tus cadáveres…”.
Sabemos que no será siempre oscuro el día, que la noche también se acaba, y así sucesivamente. Esperemos que, entonces, llegue la luz a España y a nosotros los herederos de una creencia de que el mundo y la humanidad pueden ser justos y bondadosos aunque sea por horas… y que la injusticia y el dolor no es lo único que existe entre nosotros. Y que debemos esperar. Los que saben rezar deben hacerlo, y los otros, los que no, esperar pacientemente a que el mundo se vuelva más justo y valiente».
Se puede tambièn leer en:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here